Top

Familiares:

Durante la semana del 8 al 11 de agosto, para Primaria, y del 22 al 25 de agosto para Secundaria, el Ministerio de Educación de la Ciudad enviará evaluadores externos a nuestras escuelas para tomar las pruebas FEPBA (en 7mo grado) y FESBA (en 3er año).
Se trata de una evaluación que los docentes no elaboramos, cuyos contenidos desconocemos y que será aplicada por personal que no pertenece a la escuela (y que en muchos casos no son docentes). Los estudiantes no tendrán ninguna devolución de esta prueba, que es igual para todos los alumnos, sin contemplar el proceso de enseñanza y aprendizaje en particular.
Al igual que con en el “Operativo Aprender” del año pasado, los funcionarios que impulsan estas pruebas dicen que el objetivo es obtener datos estadísticos. ¿Para qué? No para mejorar nuestras escuelas, ni para construir nuevos edificios en donde hay pocos, ni para arreglar las goteras de los edificios escolares que existen, ni para nombrar más profesionales o enviarnos nuevas computadoras… El Gobierno busca evaluar  para responsabilizarnos a docentes, familias y estudiantes de “todo lo que no saben”, desligando al Estado de su rol de garante de derechos.
Este tipo de evaluaciones se vienen haciendo en países como Chile, México, Estados Unidos o Colombia donde la educación está privatizada y la precariedad laboral ha avanzado mucho. En estos países, los padres y los docentes han empezado a rechazar estas evaluaciones porque sostienen que lo que se evalúa es decidido por las empresas contratadas para tal fin, y se deja de enseñar lo que dicen los programas escolares para preparar  a los estudiantes en la respuesta a las preguntas de tipo “choice” de la evaluación. También dicen que se estigmatiza a los niños con problemas de aprendizaje porque “bajan” la nota de la escuela y resultan “culpables” de reducciones salariales de docentes y de recursos para sus escuelas. Esto empobrece la educación en lugar de mejorarla.
Invitamos a los padres, alumnos y a la comunidad educativa a rechazar estas pruebas: no completemos las evaluaciones externas. Sigamos defendiendo juntos una escuela pública para todos.

Las familias, si lo desean, pueden oponerse a que sus hijos participen de este tipo de evaluaciones.
NO Autorizo a mi hijo_______ a  participar de la evaluación censal del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Firma: _____
Aclaración: ____

 

Descargar carta