Top
DestacadosPlan de lucha

¡Necesitamos un paro y plan de lucha!

Contra la reforma ¡Necesitamos un paro y plan de lucha de toda la docencia!

Jueves 5: nos sumamos a la jornada de cartelazos que convocan lxs estudiantes. Realizar el cartelazo con corte, clase pública, semaforeada, cada escuela define la modalidad.

Viernes 6/10: Asamblea Unificada de toda la docencia para enfrentar la reforma educativa “PLAN MAESTRO” y su manifestación en los distintos niveles y áreas de la educación pública.

Jueves 12/10: Movilización convocada por el Sutna contra la reforma laboral y educativa.

Organización y lucha contra la reforma educativa PLAN MAESTRO y su manifestación en los distintos niveles y áreas de la educación pública.

Con el acuerdo explícito o tácito de las centrales sindicales y la “oposición” política, el gobierno de Cambiemos intenta avanzar con la reforma laboral “gremio por gremio”. La intención manifiesta es eliminar los convenios, flexibilizar la relación laboral, abaratar los costos de la mano de obra y elevar la “productividad”, para maximizar las ganancias empresariales a costa de los trabajadores. En ese marco, la educación pública es también blanco de una reforma que es la expresión educativa de la propia reforma laboral. El intento de eliminar la categoría Aprendiz de los convenios que aun la mantienen y reemplazarla por pasantías subsidiadas por el Estado, es la conjugación explícita entre una y otra reforma. En el plano específicamente docente, la reforma educativa apunta contra todas las conquistas docentes, y además tiene como objetivo vaciar de contenido la formación de los estudiantes para crear mano de obra barata y descalificada, para un mercado laboral precarizado y flexible. Ante este cuadro de ataque general a los trabajadores y a la educación y la docencia en particular, la CGT y las CTA en todas sus “variantes” mantienen un pacto de gobernabilidad con el macrismo. Por nuestra parte, tomamos con fuerza la convocatoria del sindicalismo clasista y combativo de movilizar el jueves 12 contra la reforma laboral y educativa.

La Secundaria del No Futuro

Cambiemos impulsa una reforma para vaciar de contenido el nivel medio y además obligar a todos los chicos que cursen el quinto año a hacer pasantías en empresas. Esto redundará en la pérdida de horas de clase, y que los propios estudiantes se transformen en trabajadores precarizados, con menos derechos y sin estabilidad laboral. Esto además deja abierta la puerta a que miles de trabajadores pierdan sus empleos cuando estos puestos sean ocupados por los estudiantes año tras año.
La reforma propone pasar de doce asignaturas a cuatro áreas, y restar el tiempo frente a clase de los docentes que deberán delegar tareas en nuevos “tutores” que acompañarán trayectos escolares. Esto pone en riesgo el trabajo de miles de docentes, en su mayoría interinos, pero también el perfil de los futuros egresados y la posibilidad de ingresar preparados a la Universidad. Ante esto, los estudiantes secundarios han tomado más de treinta colegios, algunos de los cuales siguen tomados. Desde Ademys hemos hecho ya un paro del nivel medio el pasado 22 de septiembre. Sin embargo, en las últimas semanas los estudiantes de varias escuelas empezaron a discutir la posibilidad de pedir una prórroga en la reforma hasta que ésta pueda ser discutida en las escuelas. Opinamos que esto no alcanza. Recordemos que ocurrió cuando se intentó aprobar la NES. Se tomaron colegios, luego el gobierno concedió jornadas para discutir la NES, que fueron un como sí, para finalmente aplicarla sin cambios sustanciales. El mismo camino pretende seguir Cambiemos ahora. Es por ello que debemos exigir el rechazo de plano de la Secundaria del Futuro y la lucha es el camino para lograrlo. 

Plan Maestro y Evaluación para Ajustar

Pero la reforma del nivel medio es sólo una parte de un plan mucho más grande. En el marco de una de las peleas más fuertes que dio la docencia en los últimos treinta años, el gobierno lanzó el Plan Maestro. Se trata de un proyecto de reforma que abarca a todo el sistema educativo para profundizar la privatización y la precarización de la educación que brindamos en las escuelas públicas. ¿Cómo se justificó la reforma? A través de los resultados de la evaluación Aprender. De esta manera quedó claro que todos los operativos de evaluación tienen el centro en culpar a la docencia de los resultados educativos y justificar proyectos que nada tienen que ver con mejorar la educación pública como la Secundaria del Futuro.

Este año, además de volver a realizar al Operativo Aprender, se viene en los terciarios el Operativo Enseñar. Es que los terciarios también son alcanzados por la reforma que pretende realizar el Gobierno de Cambiemos. Por un lado, declaran sin tapujos que son demasiados los institutos de formación de docente por habitante –lo que implicaría ir en camino de cerrar muchos de ellos- mientras que por el otro, pretenden cambiar la carrera docente desde el inicio (una carrera específica frente al aula y otra para cargos directivos de tipo gerencial) , como también explican en el Plan Maestro, tomando al pie de la letra lo que establece la Ley de Educación Nacional de 2006.

También van por nuestro estatuto y condiciones laborales

De forma paulatina, el gobierno va atacando cada vez más nuestro estatuto y nuestras condiciones laborales. Si se aprueba el Plan Maestro, terminaría de desaparecer también la paritaria nacional, la cual sería reemplazada por un ajuste automático que sería un 20% por sobre el paupérrimo salario mínimo vital y móvil, que fue acordado en 2016 entre el entonces Ministro Bullrich y la CTERA y demás centrales burocráticas. En el mismo camino, al modificar la carrera docente, el Plan habilitará cambios que podrían atentar contra la estabilidad laboral, los ascensos, y la mayoría de nuestros derechos. Es por ello que la CTERA debería romper la tregua con el gobierno y convocar a un gran paro educativo a nivel nacional para relanzar el plan de lucha.

Asimismo, llamamos a que desde toda la docencia construyamos un paro que sirva para frenar todas estas reformas que pretenden ajustar, precarizar y empobrecer a la educación pública, y por la reapertura de la paritaria docente. Porque lo que está en juego es el futuro de nuestros estudiantes, de la educación de nuestra población y el de miles de trabajadores.